Etiqueta: 297

Venciendo el desánimo en el estudio bíblico con el Salmo 119

Vida Cristiana

Venciendo el desánimo en el estudio bíblico con el Salmo 119

¡Hola chicas! ¿Cómo van con el reto? Casi siempre la semana 3 (que es la próxima semana) es la más difícil porque a veces nos desanimamos. Nuestro cuerpo comienza a acostumbrarse al proceso devocional, y comenzamos a sentir una desconexión y desánimo espiritual.

¡A mí me ha pasado! Muchas veces me he visto con todos los materiales encima de la mesa pero con el corazón vacío y la mente en blanco. Y en esos días es que más me veo en la necesidad de recordarme que no deseo buscar a Dios (Romanos 3:10-11) y que debo negarme y decirme a mí misma Masiel: ¡tú eres quien necesitas esto! ¡Tú eres quien necesitas sumergirte en La Palabra! ¡Tú necesitas a Dios!.

Obviamente no es nada fácil, porque es mucho mejor ir a dormir más temprano o ver un episodio de tu serie favorita, pero nada de esto, nada de lo que puedas o quieras hacer en ese tiempo, será más provechoso para tí que invertirlo en estudiar y escudriñar la Palabra de Dios.

Y el Salmos 119 es realmente extraordinario. Me encanta lo que Matthew Henry dice en la introducción a este salmo en su Comentario Bíblico:

Ambrosio de Milán, en su latín castizo, lo describe como veluti pleni luminis solem meridiano ferventem calore, “un sol de plena luz, que hierve con el calor del mediodía”. Es un buen termómetro para medir la temperatura espiritual del lector: si se entusiasma, buena señal; si se aburre, es que tiene frío el corazón.

Según los primeros 5 versículos de este maravilloso Salmo, esto es lo que obtienes y debes hacer al escudriñar, meditar, guardar y reflexionar en Su Palabra:

  1. Eres bienaventurada
  2. Debes guardarlos muy bien
  3. No eres avergonzada
  4. Le alabarás con rectitud de corazón
  5. Es limpio tu camino

Y eso, que este Salmo es capítulo más largo de toda la Biblia con 176 versículos… ¿Te imaginas las maravillosas promesas, bendiciones y mandatos que puedes encontrar allí?

Mientras continúas haciendo el reto de #LetteringBíblicoEnero o el devocional que estás llevando, te recomiendo que leas este Salmo y puedas descubrir más riquezas que animarán tu alma y renovarán tus fuerzas para que puedas amar tu tiempo devocional.

Recuerda que el propósito de estos retos o cualquier devocional no es escribir bonito, usar colores o marcar algo como hecho, sino que puedas estudiar La Palabra, reflexionar en su enseñanza durante el día y meditar en ella siempre. Esto hará que Su Palabra esté siempre viva y fresca en tu mente y corazón.

¡Un fuerte abrazo!

Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces

Vida Cristiana

Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces

Hace unos años, usé este refrán con su siginifado popular: si vas presumiendo por ahi de lo que tienes lo más probable es que no lo tengas. Sin embargo, cada día me doy cuenta de que todo lo que puedo presumir se resume a una sola carencia: ¡CRISTO!

La Biblia dice en 2 Pedro 1: 3 que “Mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud”, por lo que no existe sobre la faz de la Tierra NADA que me haga falta, lo que quiere decir que tenemos absolutamente todo lo que necesitamos. Así que la única carencia que podemos tener es de Cristo.

Vamos a analizarlo desde un punto de vista bíblico:

Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios pero a través del pecado original, pecamos contra Dios y necesitábamos reconciliación. Dios, nuestro Padre y Creador, proveyó el sacrificio para librarnos de nuestra maldad, a través de la muerte de su único hijo Jesús que es nuestro medio hacia el Padre. Pero no sólo Jesús propicia la ira de Dios, si no que el mismo Dios, sabiendo que nuestra vida en la Tierra sería difícil, nos envió a Su hijo a vivir en la Tierra como uno de nosotros para demostrarnos que podemos vivir la vida que se nos ha llamado a vivir y tal como dice 2 Pedro 1: 3 “mediante su divino poder, Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para llevar una vida de rectitud”. ¡Pero hay más! nos dejó Su Palabra, Él mismo revelado para que cuando estemos confundidos, podamos encontrar la verdad; nos dejó una encomienda de predicar el evangelio a toda criatura para que todo el mundo sepa que lo que somos y seremos es por y para Su gloria.

Si meditamos en esto, creo que “se cae de la mata” el hecho de que no hay ABSOLUTAMENTE NADA de lo cual podamos presumir porque TODO es de Él y para Él y por ende si de algo presumimos es porque nos hace falta Cristo. La Biblia claramente expone en múltiples versículos que la vanagloria y la altivez (Salmos 49:20, Filipenses 2:3), son productos de nuestro orgullo y el orgullo es una muestra de nuestra falta de Cristo. ¿O acaso no fue Él mismo quién nos mandó a ser como Él?: manso y humilde de corazón (Mateo 11:29). Además el mismo apóstol Pablo habiendo sido un maestro y pastor dijo que “si de algo debía gloriarse, se gloría en su debilidad” (2 Corintios 11:30) por que es allí donde Su Poder se hace más fuerte (2 Corintios 12:9).

Presumes tu inteligencia, logros, éxito profesional, belleza, bienes materiales, habilidades o cantidad de seguidores: necesitas humildad: ¡Necesitas de Cristo!

Para meditar:

Recuerda que TODO lo que tienes te ha sido dado por gracia y que sólo al dador de esa maravillosa gracia es que debe ser la gloria por los siglos de los siglos. Por aquí te dejo algunos versículos en los que puedes meditar durante la semana:

  • Buscar tu propia gloria no es gloria: Proverbios 25:27
  • Sólo debes gloriarte en el Señor: 1 Corintios 1:31 y 2 Corintios 10:17
  • No te gloríes ni en la sabiduría ni en la riqueza: Jeremías 9:23
  • La gloria terrenal se desvanece: 2 Corintios: 3:11
  • ¡Sólo a Dios sea la Gloria! Filipenses 4:20

scene-masielEs mi oración que Dios use estos textos para recordarte que ¡Sólo a Él debe ser dada la gloria en todo!

Con la mirada puesta en Jesús aún en las tragedias

Vida Cristiana

Con la mirada puesta en Jesús aún en las tragedias

3 tragedias, 1 estado; miles de personas alrededor del mundo consternadas ante los hechos devastadores que han imbatido a Orlando. Una joven con un hermoso talento fue asesinada minutos después de haber dado un concierto y mientras daba autógrafos. Una familia que vio como un cocodrilo se llevó a su pequeño de dos años que luego fue encontrado su cuerpecito sin vida, y un horroroso crimen que cometió un joven en un bar homosexual que acabó con la vida de 49 personas, hiriendo a más de 50 y consternando todo el mundo.

Pero las locales no paran: robos, feminicidios y una joven que con estrés post parto, se lanzó al Mar Caribe acto seguido su esposo (que no sabía nadar) se tira para rescatarla y terminan ambos ahogados.

Esto sin contar la exhorbitante cantidad de comentarios, publicaciones de ataques entre grupos que sólo siguen sacando a flote nuestro pecado.

¡Cuántas cosas y hoy sólo es jueves! ¡MARANATHA! ¡VEN SEÑOR JESÚS!

¡SU PALABRA ES SUFICIENTE!

Si, es más que suficiente para cada momento de la vida, y en medio de todo el ruido y la consternación del país (y del mundo), siguen llegando a mi mente estos versículos:

  1. TODOS SE HAN DESVIADO, A UNA SE HICIERON INUTILES; NO HAY QUIEN HAGA LO BUENO, NO HAY NI SIQUIERA UNO. Romanos 3:12.
  2. Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 2 Crónicas 7:14
  3. Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Juan 8:32

Mientras los noticiarios buscaban opiniones psicológicas y psiquiátricas para explicar los lamentables hechos de esta semana, sólo podía pensar en esos versos y concluir que la única explicación es que el pecado, nuestra naturaleza caída y rebeldía contra Dios es lo que nos hace llegar a cometer esos crímenes.

No hay diferencia de pecados ante Dios. Todos necesitamos la sangre de Cristo para poder ser aceptos ante el Padre. Sólo así podemos alcanzar el perdón, conocer Su verdad y ser verdaderamente libres.

Y esa es la buena noticia. En medio de todo este dolor: ¡Aún hay esperanza! Cristo murió en la Cruz para limpiarnos del pecado que nos asedia y hacernos nuevas criaturas en Él. Que estos hechos nos ayuden a recordar que la única diferencia entre esos matadores y nosotros es la sobreabundante gracia de Dios.

UN COMENTARIO MÁS:

Los cristianos verdaderos reconocemos que somos pecadores. Ese es el punto vital de nuestra fe. Como decía al principio, no hay ni uno bueno, y eso nos incluye a nosotros (los cristianos). Somos justificados por medio de la sangre de Jesucristo derramada en la Cruz por el perdón de nuestros pecados. Como ven, esto no tiene NADA que ver con nosotros. Es por los méritos de Cristo que podemos experimentar la libertad que Él da. Y todo esto por que a Él le plació, salió de Su corazón por su inmerecida y santa gracia.

Dicho esto, quiero aclarar (como dije en un post de Facebook) que NADIE, absolutamente NADIE es quien para determinar quién muere o no, y mucho menos por ideologías. El “cristiano” que se alegre de la muerte de otro ser humano NO ES CRISTIANO.

Así como Su Palabra, el amor de Cristo también es suficiente. Su perdón es para todo aquel que lo confiesa como Su Señor y vive buscando agradarle en todo y dale la gloria en todo.

Es mi oración que Dios sane los corazones de las personas que dicen ser cristianas pero se alegran de la muerte de las víctimas de la masacre de Orlando, y también ruego a Dios por consuelo para los familiares y amigos de ellos.

¡Bendiciones!

Pin It on Pinterest