Autor: Masiel Mateo

Lo siento temor, la gracia te ha reemplazado.

Vida Cristiana

Lo siento temor, la gracia te ha reemplazado.

6 años han pasado desde que pequé contra Dios poniendo mis ojos y mi corazón en el lugar incorrecto y durante mucho tiempo a pesar de saber y entender la gracia de Jesucristo, muchos de los “fantasmas del pasado” lograban perseguirme. El temor al ¿qué dirán? y la falta de identidad en Dios son sólo algunas de las luchas que tengo hoy en día.… Continue reading

Unplugged

Redes Sociales

Unplugged

Si unplugged, literalmente. Nada que ver con música ni guitarras 😛

Estaré fuera de las redes sociales por unos días. Y esta es la razón. Luego de perder todo lo que había cobrado en la quincena pasada, me vi obligada este sábado a vender mi celular. Hay cuentas que pagar mensualmente y era la única manera de poder compensar por la cantidad que había perdido. Quienes me conocen saben lo difícil que es tomar esa decisión pues trabajo a través de mi móvil. Pero este post estaba en mis drafts desde hace dos semanas, pues he entendido que Dios está llamando mi atención a dedicar más tiempo a la lectura y la meditación de Su Palabra. Así que como dice Romanos 8:28: Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito. Esta situación ha obrado para bien, pues ahora no podré estar conectada 24/7. ¡Todo obra para bien!

Continue reading

¿Estoy entendiendo que vivo en medio de una Revolución Moral?

Conferencias

¿Estoy entendiendo que vivo en medio de una Revolución Moral?

Expectativa y anticipación, son las palabras que mejor definen lo que sucedía minutos antes de iniciar la conferencia. No por las personalidades que estaban presente, si no por la convicción que todos en el auditorio de la Iglesia Bautista Internacional teníamos de que Dios quería hablarnos, confrontarnos y llamarnos la atención ante la pregunta que el Salmista se hacía en el Salmos 11:3: Si los fundamentos son destruidos, ¿qué puede hacer el justo?

Continue reading

El daño psicológico detrás de las selfies

Vida Cristiana

El daño psicológico detrás de las selfies

instagramfollowers-15

La verdad es que los selfies han transformado la vida y los seres humanos, pero ahora también está transformando objetos y accesorios comunes en «gadgets» tecnológicos. Acer UK ha dado una gran sorpresa al presentar el «primer sombrero para selfies».  ¡Parece un chiste! Pero no lo es. El «Selfie Hat» es un gran sombrero en el que se encaja una tableta en una solapa, con el que se pueden hacer selfies de 360 grados, que fue presentado durante la semana de la moda de Londres como una exclusividad.

selfie-sombrero--644x362

Pero eso no es todo, dos días antes una compañía lanzó al mercado el «cepillo para selfies», un cover para iPhone con forma y propiedades de un cepillo de peinar.

selfieFeature

¿Hasta dónde vamos a llegar?

Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno. ROMANOS 12:3

La Biblia dice que nacemos pecadores desde la caída del hombre (Romanos 5:12). Esto significa que hemos nacido con tendencias pecaminosas y sin capacidad de ser “buenos” o “justos” por nuestra cuenta. Parte de nuestra naturaleza de pecado es un enfoque total en el yo. Este enfoque, también llamado “egocentrismo”, es cómo los bebés ven y experimentan el mundo. El narcisismo es como el egocentrismo en que el adulto todavía se relaciona con el mundo como un niño, una perspectiva que impide el crecimiento personal y las relaciones.

¿QUÉ ES EL NARCISISMO?

El narcisismo es el término utilizado en psicología para describir la preocupación por uno mismo. Se trata de un término griego tomado del nombre del mitológico Narciso, que se enamoró de su propia imagen y fue condenado a morir porque no quería alejarse de sí mismo. Un narcisista es una persona que muestra un alto nivel de egoísmo, concentrándose en  la vanidad y el orgullo. Lo ve todo desde una perspectiva de “¿cómo me afecta?”. La empatía es imposible para el narcisista porque su única perspectiva es la centrada en sí mismo y en psicología es visto a través de un amplio espectro de condiciones que van de normal a patológico.

LAS FAMOSAS SELFIES

Debido a la creciente tendencia de tomar selfies con smartphones,  la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) realizó un estudio y ha confirmado oficialmente lo que mucha gente pensaba todo el tiempo: tomar ‘selfies’ es un trastorno mental íntimamente relacionado con el narcisismo.

Este trastorno se llama selfitis, y se define como el deseo compulsivo obsesivo para tomar fotos de uno mismo y publicarlos en las redes sociales como una forma de compensar la falta de autoestima y para llenar un vacío en la intimidad.

La APA dijo que hay tres niveles de la enfermedad:

  1. Selfitis Borderline: tomar fotos de uno mismo al menos tres veces al día, pero no los de publicar en las redes sociales
  2. Selfitis aguda: tomar fotos de uno mismo al menos tres veces al día y la publicación de cada una de las fotos en las redes sociales
  3. Selfitis crónica: impulso incontrolable para tomar fotos de uno de uno mismo durante todo el día y la publicación de las fotos en las redes sociales más de seis veces al día

Según la APA, mientras que actualmente no existe una cura para la enfermedad, el tratamiento temporal está disponible a través de la terapia cognitivo-conductual (TCC), la cual está cubierta por el Obamacare en EEUU.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver eso conmigo y más aún con la Biblia? Pues mucho más de lo que piensas:

¿QUÉ DICE LA BIBLIA?

Las teorías psicológicas sobre el narcisismo sugieren que la persona narcisista utiliza mecanismos de defensa a idealizar uno mismo de modo que él no tiene que enfrentarse a sus propios errores (pecado) o defectos (estado caído). Desde una perspectiva bíblica, es evidente que estas condiciones del corazón se deben a la soberbia, que es el pecado que habita en nosotros (Proverbios 16:18). En Filipenses 2: 4 la Biblia nos manda a velar no sólo por nuestros propios intereses sino también por los intereses de los demás y el narcisista desobedece rutinariamente este comando.

La Biblia aborda las cuestiones relacionadas con el narcisismo como parte de nuestra naturaleza pecaminosa (Romanos 7: 5). Somos esclavos de la carne hasta que ponemos nuestra fe en Jesús, que libera a los cautivos (Romanos 7: 14-25; Juan 8: 34-36). Los creyentes somos entonces esclavos de la justicia divina hasta que el Espíritu Santo comienza la obra transformadora de santificación en nuestras vidas. Sin embargo, Dios debe encontrarnos y Su Espíritu Santo convencernos de pecado a fin de poder obtener la perspectiva de Dios en lugar de una egoísta (Marcos 8:34). En fin, el proceso de santificación se da alejándose de uno mismo (narcisismo) y volviéndonos a Jesús.

Ahora bien, esto no quiere decir que tomarse una selfie sea pecado, todos en algún momento lo hemos hecho, pero si la tomas para que todos vean lo hermosos de tu pelo, o alardear de tus músculos, o simplemente porque crees que eres el/la más hermoso(a); hay un problema. Puede que nadie sepa que es así, pero Dios conoce la intención de tu corazón. Como vimos en el artículo anteriores el uso, la motivación y el lugar que ocupan en nuestra vida. 

¿QUÉ HACER?

      Sí entiendes que has estado centrando tu vida y las selfis que te tomas con la intención errónea, estos son algunos consejos para ti.
  1. Ora y reconoce tu pecado: Ya sabemos que por lo regular, la selfitis  trae consigo muchas otras cargas (baja autoestima, depresión etc…). Toma un tiempo para estar en la presencia de Dios, dile lo que te preocupa, preséntale tus problemas y deja tus cargas ante Su trono. Él promete perdonarte y hacerte descansar.
  2. Haz un ayuno de redes sociales: Desconéctate del ruido y conéctate a lo esencial y lo que realmente importa: ¡La Palabra de Dios! Decídete a seguir este ayuno de redes sociales para llenar intencionalmente ese espacio vacío de Su presencia. Pídele que te ayude a permanecer en Su Palabra, disfrutar de su creación, el descanso con tu familia, leer un buen libro y disfrutar plenamente de Sus bendiciones.
  3. Rinde cuentas: Tener amistades es una gran bendición. Coméntale a una de tus amistades lo que te sucede y pídele apoyo en oración y seguimiento. Establece un día en el que deberán reunirse o llamarse para que le des un informe de cómo te ha ido. Será más fácil si tienes a alguien con quien compartirlo.
  4. Apoya un ministerio de tu iglesia: Estás en el mejor momento, con un tiempo precioso que puedes utilizar para servir. Probablemente en tu iglesia están necesitando ayuda, así que acércate e inscríbete en algún ministerio. ¡Tus ojos verán la belleza del servicio!

Espero que este artículo traiga luz y que Dios lo use para establecer Su orden en la vida de quienes lo lean.

7 formas de cuidar tu corazón de la idolatría digital

Vida Cristiana

7 formas de cuidar tu corazón de la idolatría digital

instagramfollowers-13

Artículo original para Coalición Por El Evangelio.

Un ídolo es todo aquello que ocupe el lugar de Dios en nuestras vidas. El libro de Isaías nos presenta esto de manera impactante. En Isaías 44:9-20  vemos la insensatez de la idolatría, donde un hombre va al bosque, tala un árbol, hecha una mitad al fuego y a la otra mitad le dice “líbrame, pues tú eres mi dios” (Is. 44:17).  El profeta lamenta la falta de entendimiento del pueblo, que “no tienen conocimiento ni inteligencia para decir: ‘He quemado la mitad en el fuego, y también he cocido pan sobre sus brasas. He asado carne y  la  he comido; y del resto ¿haré una abominación? ¿Me postraré ante un pedazo de madera?’” (Is. 44:19). ¿Cuál es le veredicto para los idólatras? “Todos los que dan forma a un ídolo son nada, y sus cosas más preciadas de nada sirven” (Is.44:9).

En nuestros países es menos común la idolatría a ídolos tallados. Sin embargo, observa las palabras con las que Apple define su tan esperado Apple Watch:

“El objetivo que siempre hemos perseguido ha sido hacer de la última tecnología algo más accesible, más útil y, sobre todo, más personal. El Apple Watch abre una nueva era en la relación de las personas con la tecnología. Es el producto más personal de todos los que hemos creado, porque es el primero que hemos diseñado para que lo lleves puesto. Es más que una herramienta, es también una extensión de tu personalidad”.

Aunque solo sean palabras para promocionar un producto, leer esto me produjo escalofríos. Es que esta definición me suena más a un ídolo que a un dispositivo. Algo que más que una herramienta, es una extensión de lo que yo soy. Y es personal: existe solo para mí. Si no nos cuidamos, corremos el peligro de ser como el hombre de Isaías 44 y poner a nuestros dioses en nuestros bolsillos.

Honrando a Dios con nuestros dispositivos

De ninguna manera quiero decir que poseer un iPhone 6 o un Apple Watch (o un Samsung Galaxy S5) sea pecado. Tampoco quiero decir que el querer tener uno de estos dispositivos es pecado. ¡No lo es! Como enseñó nuestro Señor, el problema está en el corazón (Mt.15:18-19). Es por eso que debemos analizar cuál es el uso que le damos, la motivación por la que los obtenemos y el lugar que ocupan en nuestra vida. Entonces, si eres creyente y estás pensando en adquirir el próximo dispositivo, aquí hay 7 cosas a tomar en cuenta.

1. Tu relación con Dios es prioridad

¿Cuándo fue la última vez que al levantarte diste gracias a Dios antes de tomar tu celular? No permitas que el uso de estos aparatos se interponga en tu tiempo a solas con tu Señor. ¿Qué pasaría si te propones no utilizar tu dispositivo hasta haber tenido una cita con el Señor a través de la lectura de Su Palabra y la oración?

2. Tu identidad es más que un dispositivo

Romanos 11:36 nos dice que todo es de Él, por Él y para Él, y 1 Corintios 6:20 dice que fuimos comprados por precio. Una vez abrazamos esta verdad, podemos entender que nada de lo que tenemos materialmente lo hemos conseguido por nuestro propio esfuerzo, sino porque Él lo ha provisto, y que nada de lo que adquirimos es lo que nos define, sino nuestra identidad en Cristo. Por esto es de suma importancia el escudriñar las Escrituras, para que a través de ella Dios nos revele la suficiencia de Su Palabra, de Su Cruz, de Su gracia y no seamos removidos.

3. El prójimo va primero que el próximo

Gracias a la conectividad que nos ofrecen los dispositivos inteligentes, somos tentados a dejar de enfocarnos en el prójimo para enfocarnos en el “próximo”: el próximo dispositivo, el próximo comentario, la próxima noticia… Con frecuencia olvidamos que el segundo mayor mandamiento es amar al prójimo como a nosotros mismos (Mt. 22:39). El prestarle atención al celular o tableta antes que a nuestro hermano es restarle importancia a aquel que fue creado a la imagen de Dios.  La próxima vez que estés rodeado de tus amistades o familiares, sé intencional; apaga tu teléfono y disfruta de la koinonía.

4. La reverencia no es opcional

“Hay un tiempo señalado para todo, y hay un tiempo para cada suceso bajo el cielo”, nos dice Eclesiastés 3:1. Si bien es cierto que la tecnología ha venido a ayudarnos, también ha venido a cambiar nuestros patrones de conducta. La iglesia es momento de exponer nuestros corazones ante las verdades reveladas a nuestros pastores en la Palabra y a través del Espíritu Santo. A menos que seas un médico que esté en servicio, hay un 99% de probabilidad de que no necesites estar atento a tu dispositivo cada 5 minutos. Pídele al Señor dominio propio; deposita ante Su trono esa debilidad y verás Su poder transformar esa área de tu vida.

5. Aprovecha bien el tiempo

Fuimos llamados a anunciar las virtudes de Jesús a todo lugar (1 P. 2:9). Nuestra misión es predicar el evangelio a toda criatura (Mt. 28:19-20). ¿Qué pasaría si contabilizas el tiempo en que te escondes tras tu móvil en lugares públicos? Procura de manera intencional ir a esos mismos lugares sin hacer uso de tu dispositivo, más bien entablando una conversación con alguien que esté ahí. Si conviertes esto en un hábito, pasarás más tiempo cumpliendo con la Gran Comisión e invirtiendo el tiempo en cosas de valor eterno.

6. Cuídate de la vanagloria

Para muchos, poseer un dispositivo Apple es un lujo. Les da cierto status porque no todo el mundo lo puede adquirir. Esto nos lleva a un aspecto muy importante: la vanagloria. Querer tener o poseer algo porque “me hace mejor” o “más” que otra persona sí es pecado. En Romanos 12:3, Pablo nos dice que no tengamos más alto concepto propio del que debemos tener. Haz una introspección de la razón por la que has adquirido tus dispositivos inteligentes o por qué quieres adquirir el Apple Watch o iPhone 6 o lo que sea. Si encuentras una pizca de vanagloria, pídele a Dios que te ayude a ser humilde de corazón, tal como lo fue nuestro redentor en su paso por la Tierra (Mt. 11:29).

7. Busquemos una pasión mayor

Cada vez más, los usuarios se confiesan como fanáticos de sus marcas favoritas. Esto es particularmente cierto de los usuarios de Apple. ¿Puedes creer que ya hay personas esperando fuera de la tienda por un dispositivo que no saldrá hasta la semana que viene? Además del gran costo que conlleva adquirirlos. Cosas como esta me hacen pensar en nosotros, los que adoramos al Dios verdadero. ¿Cuántas veces somos inquietado para orar en la madrugada? ¿Cuán difícil se nos hace levantarnos temprano para ir a una reunión de oración? ¿Cuánto dudamos para ofrendar más allá de lo que usualmente hacemos?

Aunque estamos hablando de dispositivos electrónicos, estas son cosas que podemos aplicar con cualquier ídolo en nuestras vidas. Así que cuando el Apple Watch, el iPhone 6 o el Samsung Galaxy S6 estén disponibles en tu país, pregúntale a Dios si es Su voluntad que los adquieras. Pregúntale si serán piedra de tropiezo en tu caminar con Dios. Si puedes, cómpralo, disfrútalo y búscale un uso que le glorifique (Col. 3:23-24). Que Dios nos ayude a exponer nuestras vidas a la luz de Su Palabra. Pidámosle a que nos revele aun los pecados ocultos que tenemos y en que en su gracia traiga santidad a cada área de nuestra vida. Si has fallado en esto, recuerda que aun para nuestras compras, necesitamos el evangelio.

Pin It on Pinterest