modestia twitter-3Quiero que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia (1 Tim. 2: 9).

Para mi salir de compras en prácticamente frustrante. Si no es muy pequeño, es demasiado pegado, si la falda del vestido es larga, la parte de arriba tiene un mega escote o por el contrario puede tener las mangas largas, pero ojo: es increíblemente corto. Nada parece ser lo suficientemente apropiado como para que una chica cristiana pueda salir de compras.

El tema de la modestia en estos días es muy cuestionado. Mientras trabajé en un centro comercial, pude ver el arduo trabajo que hacen las marcas para imponer las nuevas tendencias de la moda. Pero también, he visto como hay chicas cristianas que ceden ante la presión de grupo o la publicidad, llegando a pensar que no es nada usar una falda corta o una blusa con escote. Por esa razón y aprovechando que el verano se presta para traer confusión a nuestras vidas, escribo este artículo esperando que Cristo pueda ser glorificado a través de estas palabras.

¿Qué es la modestia?

La modestia es la humildad expresada en el vestir. Significa evitar ropa, adornos extravagantes y los que son atractivos sexualmente. Modestia es querer servir a nuestro prójimo en especial a nuestros hermanos, para evitar llamar una indebida atención al cuerpo.

Me gusta mucho la prédica de John MacArthur en la que señala que la modestia es un tema del corazón:

“¿Cómo discierne una mujer a veces la línea estrecha entre vestido apropiado y vestirse para ser el centro de atención? La respuesta comienza en la intención del corazón. Una mujer debe examinar los motivos y metas de la manera como se viste. ¿Es su motivación mostrar la gracia y la belleza de su condición de mujer? ¿Es revelar un corazón humilde y dedicado a alabar a Dios? ¿O es llamar la atención sobre sí misma y exhibir su belleza? ¿O aun peor, para tratar de seducir a los hombres sexualmente? Una mujer que está enfocada en la adoración a Dios considerará cuidadosamente cómo está vestida, porque su corazón va a dictar su closet y su apariencia.”

Entonces, una joven mujer que vive para la gloria de Dios “exhibe” la belleza femenina de una manera que refleja el gozo y la luz de Cristo, siendo su objetivo principal demostrar a todos a su alrededor que Su santa gracia está sobre ella. Su belleza fluye de su relación con Cristo y es evidente donde quiera que va, sin necesitar adornos ostentosos.

¿Cómo puedo revisar mi corazón?

Lo primero que debes hacer es orar, pedirle a Dios que te revele las verdaderas intenciones de tu corazón al vestir tal o cual atuendo. Puedes usar esta lista de preguntas que el Ps. Sugel Michelén escribió en su blog Todo Pensamiento Cautivo:

  • ¿Qué dice mi ropa acerca de mi corazón?
  • Al elegir la ropa que me voy a poner hoy, ¿la atención y la aprobación de quién estoy buscando? ¿Estoy buscando agradar a Dios o impresionar a los demás?
  • ¿Es lo que yo me pongo consistente con los valores bíblicos de la modestia, el dominio propio y el atuendo respetable, o revela una excesiva identificación y fascinación con valores culturales pecaminosos.
  • ¿Con quién me quiero identificar a través de mi vestimenta? ¿Es la palabra de Dios mi estándar o lo es la última moda?
  • ¿He solicitado la evaluación de personas santas en lo concerniente a mi vestimenta?
  • ¿Revela mi vestido una relación con el evangelio, o hay alguna contradicción entre mi profesión de fe y mi práctica de la santidad? Así que, estoy lista para salir de mi casa, pero todavía debo hacer una revisión de mi modestia. ¿Cuáles son algunas de las cosas que debo buscar mientras me paro enfrente de mi espejo?

¿Cómo hago para hacer compras sabias?

  • Algo que me ha servido de mucho es entender que las áreas del cuerpo que están asociadas con la sensualidad deben ser guardadas únicamente para quien será mi futuro esposo. Con esto en mente, es más fácil mantenernos alejadas de las modernas tendencias de ropa que instan a la mujer a mostrar más y más piel.
  • También me funciona mucho el salir con tiempo pues cuando me he detenido a buscar he encontrado algunas prendas que de hecho ¡están en rebajas!.
  • Otra cosa que puedes probar es el usar varias piezas juntas, como por ejemplo usar una camiseta de tiros con un cardigan encima. Con los jeans, siempre compro un número más de mi size para evitar que me quede demasiado ajustado.
  • Es difícil conseguir trajes de baño modestos, ¡lo sé!. Es como un calvario, pero hay solución. En esta página he encontrado algunos. Si no te gusta comprar este tipo de cosas por internet, te recomiendo que te midas y revises el size chart. ¡Es un palo! 😉

En fin, no se trata de ser anticuadas, se trata de vivir para la gloria de Dios. Pidámosle a nuestro creador que ponga en nosotras un espíritu manso y apacible para que podamos abrazar la feminidad bíblica y poner en práctica Sus principios, recordando que la modestia es una cuestión del corazón y que el vestirse modestamente cuida a los hombres a nuestro alrededor, y lo más importante, honra a Jesucristo.

¿Te ha ayudado este artículo a cambiar tu pensar acerca de la modestia? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Author: Masiel Mateo

Hija de Dios por gracia y con una pasión por ayudar a jóvenes a lidiar con temas importantes de la vida cristiana y a compartir su fe en Cristo a través de las Redes Sociales.

Actualmente forma parte del ministerio Integridad y Sabiduría manejando las redes y el website de la Iglesia Bautista Internacional, donde también sirve en el ministerio de adolescentes PaNaS.