Modestia Vida Cristiana

La verdadera belleza de una joven consagrada – Parte 2

Artículo escrito para el Ministerio Ezer de la Iglesia Bautista Internacional.

El artículo anterior de esta mini serie la verdadera belleza de una joven consagrada, terminó con la siguiente pregunta:

¿Estás dejándote llevar por la corriente, invirtiendo tiempo y dinero en lucir como las revistas, o ni siquiera sales de tu casa porque crees que no eres lo suficientemente bonita? Sea cual sea tu respuesta, te invito a meditar en este pasaje mientras se publica la segunda parte de este artículo:

Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al SEÑOR, ésa será alabada. Proverbios 31:30

No pretendo que me respondas las preguntas, pero si quiero compartir contigo que mi respuesta de hace unos años atrás era un rotundo sí al mundo. Compraba las revistas de moda, seguía las cuentas de los mejores diseñadores e intentaba estar siempre al último grito de la moda, lo que era en realidad un grito desesperado por ayuda, todo era un camuflaje para tapar mi inseguridad y la gran mentira que había comprado de que era gorda y fea.

Durante ese tiempo, viví en una montaña rusa de emociones y pecados. Le cogí amor al dinero que podía comprar una satisfacción personal momentánea, pues al salir usando alguna pieza nueva o el mejor maquillaje me sentía en las nubes, pero cuando regresaba a casa y me miraba al espejo, todo se derrumbaba y volvía la depresión y la ansiedad. ¿Te imaginas vivir así? Mejor no lo hagas, es muy difícil pasar los días luchando con Dios.

Pero todo esto era parte de Su perfecto plan, para mostrarme que Su creación es perfecta y que yo soy parte de ella. En uno de esos días de crisis, acudí a casa de mi mentora desesperada por contarle TODO, absolutamente TODO lo que me estaba ocurriendo. Era el día de su cumpleaños, pero en mi corazón había una necesidad tan grande de hablar y confesarle a alguien lo que me estaba pasando que no me importó.

Luego de aproximadamente una hora hablando, ella me preguntó: ¿si murieras ahora mismo, perderías tu salvación? – a lo que contesté un gran y rotundo si. Y fue esa respuesta la que le dio un cambio radical a mi vida y mi forma de pensar. Ese día Dios abrió mis ojos a entender que no sólo le había comprado mentiras al mundo, si no que había malinterpretado Su Palabra por largos años, lo que me alejaba aún más de quién Él es y quién soy en Él. Y es que cuando no tenemos una cosmovisión correcta del evangelio de Jesucristo, TODAS las áreas de nuestra vida son afectadas.

Lo que aprendí

Conocí a mi Creador y me encontré en Él: Quería conocer el diseñador de tan fabulosa cartera o vestido porque era lo que me “identificaba”. Y eso se daba por que no conocía a aquel que creó los Cielos y la Tierra, al que pensó en mí desde antes de la fundación del mundo y me creó a Su imagen y semejanza. Una vez le vi, pude encontrarme en la quietud de Su presencia. Allí pude verme como Él me ve y fue entonces cuando encontré mi verdadera identidad: hija del Rey de Reyes y Señor de Señores. Para conocerlo, debes orar, leer y meditar en Su Palabra. Y no, 5 minutos no es suficiente. Debes ser intencional en tener un tiempo de calidad diario para que puedas conocerle a Él y encontrarte en Él.

Predicarme a cada instante Su Palabra: El bombardeo es fuerte. Todos los días las grandes industrias de la moda invierten millones de dólares con la finalidad de mostrarte la perfección humana y por eso debemos a cada segundo recordarnos la Palabra de Dios. Predicarnos Sus verdades y pensar en todo lo virtuoso tal como nos dice la Biblia en Filipenses 4:8.

No compararme con nadie: Es muy fácil pensar que tu amiga es más bonita o tiene mejores atributos físicos que tu, pero esto sólo lo hacemos porque tenemos el parámetro del mundo en nuestra mente. Entiende que ante Dios todos somos Sus hijos, Sus criaturas, creados por Él para Su gloria. Aquí no hay uno mejor que otro. Además, la comparación es la enemiga #1 del gozo y solo provocará en ti celos, enojo, desánimo y orgullo. Pon tu mirada en Jesús tal como nos enseña La Palabra en Colosenses 3: 2-3: Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

Dejar los estándares digitales: Hoy en día vivimos atrapados en distracciones de un mundo 2D. Una adicción a la vida pantalla. Creemos las ideas inventadas de una vida real, nos obsesionamos con las imágenes de las personalidades. Vemos una vida de lujo, ropa nueva, el cuerpo fit con los cuadritos definidos, el cabello peinado, un maquillaje sin fallas, y por supuesto una foto perfecta. En fin, todas esas cosas no son la vida real. También existe Pinterest, el lugar de las casas, los platos y los niños perfectos. Es ese estándar que nos hace olvidar dónde está nuestra identidad. Nos olvidamos que somos hijas de Dios. Nos olvidamos que con la única persona que podemos compararnos es con Cristo y que al hacer eso vamos a quedar cortas.

El único estándar de perfección es Cristo: ¿Quién es el hombre para decidir lo que es o no es perfecto? Es imposible que un ser humano pueda determinar la perfección. Somos seres falibles, pecadores y con muchísimos defectos. Por eso es imprescindible que entiendas que sólo Dios puede hacer las cosas perfectas por que Él es perfecto ¡y tu y yo fuimos creadas a Su imagen y semejanza! Es hermosa la libertad que puedes experimentar cuando entiendes esta maravillosa verdad.

Recuérdate estas palabras cada día:

“No hagan nada por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de ustedes considere al otro como más importante que a sí mismo,”, Filipenses 2:3.

“Todo lo que hagan, háganlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”, Colosenses 3:23.

“Porque ¿busco ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O me esfuerzo por agradar a los hombres? Si yo todavía estuviera tratando de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo”, Gálatas 1:10.

 ¡Bendiciones!

Hija de Dios por gracia y con una pasión por ayudar a jóvenes a lidiar con temas importantes de la vida cristiana y a compartir su fe en Cristo a través de las Redes Sociales. Actualmente forma parte del ministerio Integridad y Sabiduría manejando las redes y el website de la Iglesia Bautista Internacional, donde también sirve en el ministerio de adolescentes PaNaS.

Pin It on Pinterest