Categoría: Vida Cristiana

Necesito todo el consejo de Dios

Vida Cristiana

Necesito todo el consejo de Dios

Conocer la Palabra de Dios va más allá de 5 o 10 minutos al día al hacer un devocional. Conocerle es profundizar en las escrituras, estudiarla, reflexionar y meditar en todo el consejo de Dios.

Y la teología es básica para esto. Créeme que por un tiempo pensé que estudiar teología era para hombres con llamado pastoral o personas mayores, pero hace unos meses el Señor ha ido poniendo en mí el deseo de ir a aguas más profundas en Él y este video de Coalición por el Evangelio fue lo que terminó de convencerme:

¡Gloria a Dios por ministerios como este (Coalición) y mujeres como Cathy y Patricia que nos motivan a crecer en Su Palabra!

Hace ya un mes, inicié mis estudios en el Instituto Integridad y Sabiduría. No se imaginan lo feliz y emocionada que estoy. Cada clase, cada verso estudiado ha ido aumentando mi apetito por Su Palabra de manera que no quiero parar. ¡Es tan edificante! Ahora mismo estoy tomando la clase de Hermenéutica, que es el estudio de las herramientas necesarias para que la interpretación bíblica sea en base a todo el consejo de Dios. No se imaginan lo importante que es esto. Luego de tomar sólo las primeras clases he podido prestar más atención a los sermones, entender las prédicas y aprovechar aún más mi tiempo devocional.

Por ejemplo: cuando recibimos una carta tenemos que leerla completa para poder conocer su contenido. No leemos el encabezado y decimos – ah no mejor la leo después-. ¡No! Siempre leemos las cartas en su totalidad sin importar que tantas páginas tenga. Lo mismo pasa con la Biblia, pues fue escrita con diferentes géneros literarios y es necesario entender cómo fue escrita para poder interpretarla. Tomando esto en cuenta, no lo mismo estudiar una carta de la Biblia como la de Pablo a los Efesios leyendo sólo el primer capítulo, o sin investigar más acerca de ellos ¡por que no la vas a entender! Si envías una carta pidiendo un patrocinio para un evento, quien la recibe debe saber quién eres o al menos conocer la institución que le está haciendo la solicitud para poder darle una respuesta a la misma. Pues así pasa con la Biblia. Es necesario conocer el contexto histórico, cultural y gramatical de cada libro, carta o epístola que lees. ¡Todo comienza a tener más sentido! ¿verdad? 😀

¡Y quiero compartir esta experiencia con ustedes!. La próxima semana les compartiré un primer post sobre esta hermosa clase de hermenéutica y mientras vaya tomando las clases, subiré un artículo de cada una sobre lo aprendido y cómo aplicarlo a la vida cristiana.

Es mi oración que ustedes puedan también realizar sus cursos en el Instituto. ¡Próximamente inicia un certificado de Consejería Femenina! Conoce los detalles accediendo a http://institutois.org.

¡Un abrazo!

 

Civil War: reconociendo mi necesidad de autoridad y unas cosas más. (Spoiler alert)

Vida Cristiana

Civil War: reconociendo mi necesidad de autoridad y unas cosas más. (Spoiler alert)

CIVILWAR-4😛 ALERTA: si aún no has visto la película Civil War, ve al cine y luego lee el post 😉

Ha pasado una semana desde que vi la peli y aún sigo pensando en ella. Tenía 3 semanas poniéndome al día pues no había visto Capitán América 1 y 2, ni Iron Man 2 y 3, ni Thor… En fin, sólo había visto las dos de Avengers y honestamente recordaba muy poco. Gracias a Dios por una amada amiga cinéfila 😛 que me mandó la lista de lo que debía ver para entender Capitán América: Civil War.

La anticipación, las preguntas… Tenía una gran emoción de verla y ahora que escribo esto, me pongo a pensar: ¿y si así lo hiciera para ir el domingo a la iglesia? ¿Cuán diferente pudiera ser mi vida espiritual si anticipara y me preparara con la misma vehemencia cuando se trata de Dios? Sin dudas son dos grandes preguntas en las que debo meditar… Pero bueno, en este artículo quiero compartirte algunas cosas que me confrontaron de tres personajes de la película. Y es que todo, absolutamente todo tiene una aplicación o enseñanza, y esta vez no fue la excepción:

  • Mi ego/orgullo (Tony Stark): Como saben, Tony Stark (AKA. Iron Man), en un hombre muy orgulloso. Su ego le ha hecho tomar muy malas decisiones en el pasado y eso le ha costado perder al amor de su vida (Pepper). Ahora, reconociendo que su ego está fuera de control, el entiende que debe tener alguna autoridad, alguien a quién rendirle cuentas. Y así mismo somos. El orgullo no nos deja pedir perdón, nos hace creer que somos mejores que los demás y nos impide poner nuestra mirada en las cosas que realmente importan.
  • Mi tendencia a defender lo malo (Cap. América): Seamos honestos, independientemente de la situación, Cap sabía que Su amigo Bucky era el autor de los crímenes. Aunque no estaba en “su sano juicio”, la responsabilidad de los actos cometidos seguía siendo suya. Y es que como bien dice el soldado de invierno: “No puedo confiar en mi mente”, sencillamente porque el pecado y la maldad que hay en nosotros, nos llevan a hacer lo malo y a defenderlo. Esa es nuestra naturaleza caída.
  • La venganza te consume (Zemo): El  ha pasado años de su vida estudiando a los Avengers. Día tras día meticulosamente, estudiaba el carácter de cada uno para buscar su punto de quiebre (hay que destacar la paciencia del hombre ¿verdad?). En fin, desperdició todo ese tiempo acumulando amargura en su corazón, solo para vengarse de ellos y destruirlos. Al final sólo puede reconocer lo miserable que ha sido y termina queriendo suicidarse. Pero bien lo dice la Biblia: “Mía es la venganza, dice el Señor” (Romanos 12:19). Y es que cuando tomamos venganza en nuestras manos, es como tomar veneno y esperar a que el otro muera. Lo único que logramos es desgastarnos, desenfocarnos y dejar que nos consuma.

TENGO NECESIDAD, MUCHA NECESIDAD

Todo esto me ha llevado a reconocer una y otra vez que tengo necesidad de muchas cosas, de arrepentirme diariamente, de practicar la gracia y la misericordia, de ser intencional en buscar de Dios… Pero estas 3 están retumbando fuertemente en mi corazón:

  • Necesito la autoridad de Dios: Durante la época de los Jueces, el pueblo de Israel experimentó problemas debido a que cada uno era su propia fuente de autoridad y actuaba de acuerdo a lo que pensaba que era correcto lo que produjo enormes consecuencias. Este mundo es igual, pues cuando las sociedades se autodeclaran autoridad sin contar a Dios y cuando las personas usan esa autoridad para satisfacer sus propios deseos egoístas, todos pagamos el precio. Lo vimos claramente en la película, pero en la Biblia también hay ejemplos de hombres como Gedeón, Jefté y Sansón realizaron hazañas heroicas, pero sus vidas estaban muy lejos de convertirlos en héroes. Y es que para convertirnos en verdaderos héroes, tenemos que batallar diariamente en el trabajo, casa, iglesia y sociedad, teniendo como armas los valores morales y sobre todo la Palabra de Dios. Ahora bien, ¡El mundo sería un caos total si no existiesen Presidentes, leyes y reglas que cumplir! Como bien dice Romanos 13:1, debemos someternos a las autoridades. Pero la Palabra de Dios también es exacta cuando dice que Él es el Rey de Reyes y Señor de Señores. Si, es necesario el sometimiento a las autoridades terrenales, pero siempre reconociendo que Él la suprema autoridad y el único Rey sobre todas las cosas.
  • Necesito rendir cuentas: Una de las cosas más maravillosas que me han sucedido en los últimos dos años, es poder estar en un grupo de amigas que intencionalmente, buscamos rendirnos cuenta una a la otra de manera constante. Siempre tienendo en cuenta que primero Dios ya sabe todo lo que hemos hecho y que ante Él rendiremos cuentas de todo haya sido bueno o malo (2 Corintios 5:10). La rendición de cuentas no sólo me ayuda a mantenerte firme (Romanos 14:12-13), si no que me mantiene alerta y vigilante ante el pecado.
  • Necesito más de Cristo: Cada día que pasa me convenzo más y más de que lo necesito más que al sol. Necesito vaciarme de mí misma y llenarme de Él para poder quedarme arraigada a la roca firme. Y esto lo consigo sólo a través de Su Palabra y una vida íntima de comunión con Él, Sólo así podré estar cada día más lejos de mi pecado, de mi orgullo y mi atracción por lo malo y más cerca de Él, un paso más a tener Su carácter.

LA CIUDAD DE DIOS

Todo lo que sucede en la película, se debe a que el Estado y las Naciones Unidas han entendido que los Avengers han causado demasiado daño colateral mientras luchan por un mundo mejor. Pero debemos reconocer que ni súper humanos, ni súper máquinas podrán hacer esto posible. Sólo hay una ciudad en la que se podrá vivir en plena libertad, sin llantos, sin dolor, ni guerras ni necesidad alguna. Por que será gobernada por el Rey de Reyes y Señor de Señores. En esta Tierra no hay NADA ni NADIE que nos de paz. Vivimos en un mundo caído y sólo cuando Cristo regrese en gloria a buscar a Su pueblo, entonces viviremos en esa ciudad donde hay descanso y gozo por la eternidad.

Y tú, ¿viste la película? ¿Encontraste algo que te confrontara? ¡Compártelo en los comentarios!

10 versículos y 2 frases que mantienen viva mi fe

Vida Cristiana

10 versículos y 2 frases que mantienen viva mi fe

0001-232266801¿Alguna vez haz necesitado llenar tu mente de versículos para avivar tu fe? Pues esta vez el desánimo y la preocupación han tocado mi puerta y les abrí. Como quien nunca ha tenido esperanza, los dejé entrar y ellos, siendo bueno en lo que hacen, comenzaron a trabajar en mi. ¡Déjalo todo! ¡Tira la toalla! ¡No hay más nada que hacer! ¿Cómo vas a resolver todo esto?

En mi mente tenía mil y un versículos y este retumbaba como nunca antes: “he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación”. Pero ¡cuán lejos estoy de eso! Mi mente le sabe, pero mi alma y cuerpo no encuentran la manera de reflejarlo. El miedo a lo incierto me hace desviar la mirada, el no saber cuál es Su propósito con algunas cosas debilita mi fe. Pero recuerdo esta frase:

Y comienzo a entender que necesito confiar más en su perfecto amor, depender totalmente de Su provisión, aprender a estar quieta en Su presencia y dejarlo actuar. Él es SOBERANO, grande en misericordia. Un Padre bueno que no abandona a sus hijos.

¡Necesito recordar que el Creador de los cielos y la Tierra me creó, me formó, me eligió, me rescató, limpió, salvó y libertó! ¿Qué más necesito en esta Tierra?

Masiel: ¿Acaso no entiendes que aún las aflicciones de este mundo, las pruebas y tribulaciones traen gloria a Su nombre?

Es que cuando más oscuro sea el abismo, más brilla Su Luz. Mientras más difícil sea el problema para el hombre, más evidente es Su mano obrando. Mientras más grande sea mi tristeza, más grande es Su gozo. Mientras más profundo es mi dolor, más gloriosa es Su gracia.

Estos son los versículos que 10 versículos están manteniendo viva mi fe.

  1. Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” Filipenses 4:8
  2. “Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias.” Salmos 34:17
  3. Pacientemente esperé a Jehová, Y se inclinó a mí, y oyó mi clamor. Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos.” Salmos 40:1-2
  4. Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza.” Salmos 3:3
  5. Muchos dolores habrá para el impío; Mas al que espera en Jehová, le rodea la misericordia.” Salmos 32:10
  6. ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.” Salmos 42:11
  7. Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” Juan 16:33
  8. Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.” 2 Corintios 1:3-4
  9. Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría.” 1 Pedro 4:12-13
  10. No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” Isaias 41:10

Si estás en una situación, por difícil que sea, es mi oración que estos versículos produzcan en ti la paz que sobrepasa todo entendimiento.

“Puede haber una paz inconmovible hoy cuando un mañana incierto es confiado a un Dios inmutable.” Ann Voskamp

¡Un gran abrazo!

5 pasos para estudiar la Biblia y amar el proceso.

Biblia Creativa Disciplinas Espirituales Vida Cristiana

5 pasos para estudiar la Biblia y amar el proceso.

Amando mi tiempo con Dios PinterestLa simplificación al estudiar la Biblia es una práctica común hoy en día. Las iglesias se enorgullecen de dar sermones de 20 minutos, preferimos el mensaje de la Biblia que ha sido creado para “entenderse mejor”, y nuestras tiendas cristianas tienen en sus estantes una gran cantidad de libros devocionales. No hay nada malo en esto, al contrario, es muy necesario. Es sólo que a menudo nos volvemos dependientes de estas “muletas” para conducirnos por el camino de la vida cristiana.

El escribir este artículo es un tanto retante pues no soy misionera, ni soy la escritora de un best-seller cristiano. Tampoco tengo una vida de experiencia y sabiduría que me guíe a decirles a ustedes cómo estudiar la Biblia. Sólo soy una joven cristiana tratando de encontrar la manera de pasar el proceso de santificación con una vida llena de fe, amor y gozo, y con las mismas dificultades y temores que tú.

Pero hay otra cosa que tú y yo tenemos en común con esos autores, oradores y pastores de sana doctrina. Tenemos la Biblia, El Espíritu Santo y el deseo de conocerle más profundamente. Así que por eso les comparto algunas indicaciones de como podemos estudiar la Biblia y llegar a verdaderamente amar todo el proceso al hacerlo.

ORACIÓN.

Esta es una necesidad absoluta en el estudio de la Biblia. Cada vez, antes de leer mi Biblia, oro al Señor por entendimiento y comprensión. Le pido a Dios que abra mis ojos a sus verdades y ablande mi corazón para aceptar Su sabiduría con obediencia y fe. A pesar de que he leído varias veces un mismo versículo, si algo perturba mi corazón o no entiendo algo, oro para que Él me revele lo que desea enseñarme- a veces Dios contesta de inmediato, otras veces Él me muestra mucho más tarde a través de una persona o sermón – pues Él sabe cuando estás listo(a) para aprender y vivir algo nuevo espiritualmente hablando.

CONOCE LA TRADUCCIÓN

Regularmente usamos la Biblia que aparezca. La más común hoy en día es la Reina Valera del 60. Con esa Biblia crecimos e iniciamos nuestros caminos en el Señor. Pero hay más de 20 traducciones de la Biblia en el idioma español muchas de ellas con comentarios y referencias escritas por grandes hombres de la fe como McArthur que nos llevan a profundizar más en las Escrituras. Dicho esto, quiero animarte a conocer más acerca de la versión de la Biblia que usas, ya que “porque es la que siempre he usado”, no es una razón válida para usarla. Te recomiendo leer estos dos artículos de Coalición por el evangelio, antes de continuar con la que tienes o decidirte por una nueva versión:

CONOCER EL CONTEXTO

Antes de leer un pasaje, asegúrate de saber si fue escrito antes o después de que Cristo vino a la Tierra. ¿Quién fue el escritor? ¿Para quién se escribió? ¿Por qué fue escrito? Durante el período que fue escrito, ¿qué más estaba pasando en el mundo? Muchas Biblias proveen este contexto en la introducción de cada libro o en las notas o puedes investigar online acerca de esto. Los acontecimientos históricos se convierten en afirmaciones de las promesa de Dios que existen más allá del tiempo, las tradiciones y culturas.

DEVORAR LA PALABRA.

Lo confieso, he la Biblia sólo para sentir que cumplí con un deber. En la mayoría de las ocasiones, Dios en Su infinita gracia me ha permitido destacar uno que otro versículo, e incluso aprender algo nuevo, pero no experimentarlo o conocerlo a través de ese verso. Las veces que he aprendido más de las Escrituras, es cuando he leído cada palabra como si Dios me estuviera hablando directamente a mí, lo que me ayuda a atesorar cada palabra y frase por pasajes, destacando, tomando notas y sobre todo reflexionando de nuevo una y otra vez en el.

Enfoca toda tu atención en lo que estás leyendo – poniendo a un lado el teléfono, la computadora, la comida y todo lo que te pueda distraer. Encuentra un lugar en tu casa y hazlo tus rincón de lectura – un lugar donde tu cerebro sepa automáticamente que es el momento de Dios.

ESCRIBIRLO TODO

Siempre mantengo mi diario junto a mí para escribir todas las cosas que Dios me está enseñando ese día, porque la mayoría de las veces, me puedo recordar de la lección durante unos días, pero tarde o temprano comienza a desvanecerse. Me encanta hojear mis notas y vívidamente recordar el momento en que Dios me mostró algo.

A veces, escribo todo esto con gran detalle (sobre todo porque es tan increíble que simplemente no puedo parar), y casi siempre dibujo en lettering lo que aprendí o el verso que más me impactó. Puedes añadir viñetas, palabras clave dibujos, bocetos, en fin, lo destaque más para ti. Juega un poco con este paso para ver lo que mejor te funciona.

Esto parece como que toma mucho tiempo, pero se supone que debe ser de esa manera! En Josué 1: 8 dice:

“Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino y tendrás éxito”.

Debemos meditar en la Palabra de Dios todo el tiempo – 24/7, 365 días al año. Por lo tanto, tomar las cosas con calma, leer un capítulo por día o incluso un verso de un día y pasar horas pensando y orando el mismo. Es el lugar donde el Rey de Reyes se hace evidente, palpable y real.

Si quieres conocer más acerca de cómo estudiar la Biblia, puedes leer mi artículo anterior, comentar o contactarme si necesitas ayuda.

¡Anímate! Comienza hoy mismo a cumplir con este mandato y a llenar tu necesidad de Cristo a través de Su Palabra.

Serie: Disciplinas Espirituales | ¿Cuáles son?

Disciplinas Espirituales Vida Cristiana

Serie: Disciplinas Espirituales | ¿Cuáles son?

Como veíamos en el artículo anterior, las disciplinas espirituales son aquellas prácticas que se encuentran en las Escrituras que promueven el crecimiento espiritual entre los creyentes en el evangelio de Jesucristo. La idea de esta serie es la de conocer la importancia de que seamos disciplinados en la búsqueda de la piedad.

La libertad de crecer en la piedad – “para expresar de forma natural el carácter de Cristo a través de su propia personalidad – es en gran parte dependiente de un cultivo deliberado de las disciplinas espirituales.” (De la contraportada del libro de Donald Whitney)

A diferencia de los dones espirituales, que nos son dados a través del Espíritu Santo, las disciplinas espirituales son más como herramientas que nos ayudan en nuestro andar diario. Sin embargo, cada una de las disciplinas espirituales necesita tiempo para desarrollarse y de un esfuerzo intencional para ser parte de nuestra vida diaria.

Las disciplinas espirituales ejercitan nuestro espíritu, mente y emociones de manera que nos acercamos más a Dios. Nos ayudan a ver su voluntad para nuestras vidas con mayor claridad para que podamos vivir la vida que él desea para nosotros. Cuanto más practicamos estas disciplinas, mejor es nuestro caminar diario, y aumenta nuestra fe.

Las Disciplinas Espirituales facilitan el camino

Mediante la práctica de disciplinas espirituales también mantenemos nuestros ojos puestos en Jesús, pues cuando nos centramos en Dios, no dejamos que las distracciones que el mundo ofrece empañen nuestra visión. Nuestra vida encuentra una claridad cuando nos volvemos más disciplinados en nuestra fe.

Vamos a conocer las disciplinas establecidas por Dios que están diseñadas para ayudarnos a crecer en la piedad, lo que nos permite ser más y más conforme a la imagen de Cristo.

Las disciplinas espirituales por tipo son:

  • Disciplinas internas
    • Meditación
    • Oración
    • Ayuno
    • Estudio Bíblico
    • Journaling / Diario Bíblico
  • Disciplinas externas
    • Evangelización
    • Servicio
    • Administración de dones y talentos
    • Solitud
    • Sumisión
  • Disciplinas corporativas
    • Congregarse
    • Confesión
    • Adoración corporativa

Como las disciplinas espirituales son actividades, acciones o cosas que debemos hacer. hay dos grandes peligros que corremos al practicarlas:

  1. Creer que es un medio de salvación: aún la disciplina más fuerte no nos puede hacer más santos, pues el crecimiento espiritual es un regalo de Dios (Juan 17:17; 1 Tesalonisenses 5:23; Hebreos 2:11).
  2. Motivaciones incorrectas: El ser cada vez más disciplinados en nuestra fe es bueno, siempre y cuando dichas disciplinas son manejadas de manera responsable. A veces podemos nos quedamos atrapados en el desarrollo de las disciplinas mismas que nos olvidamos por qué empezamos a desarrollarla. Cuando se vuelve más acerca de la memorización de versos que aplicarlos en nuestra vida, o cuando se vuelve más una lista de cosas que hacer, no estamos usando nuestras disciplinas para desarrollar realmente nuestra fe ni para glorificar a Dios.

Las personas piadosas son personas disciplinadas. Siempre ha sido así. En mi experiencia personal, puedo decir que no pude comenzar a experimentar un crecimiento espiritual hasta que comencé a ser disciplinada espiritualmente. Por eso te invito a comenzar a hacer estas un hábito.

El libro en el que está basado esta serie es el de Donald Whitney salió ayer en español. ¡Por fin! Te recomiendo adquirirlo aquí:

En el próximo artículo, comparto cómo llevar a cabo estas disciplinas.

¿Qué te parecen las disiciplinas espirituales? ¿Haz puesto alguna en práctica? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Serie: Disciplinas Espirituales

Vida Cristiana

Serie: Disciplinas Espirituales

Soy MUY distraída. Si me pasa una persona por al lado, me suena el celular o un pajarito comienza a cantar, mi atención se divide. Incluso, para poder prestar atención en los servicios dominicales de mi iglesia, he tenido que sentarme en la primera o segunda fila y crear el hábito de escribir lo que voy entendiendo del sermón. Y es que como seres humanos tendemos a distraernos con cualquier cosa y más si se trata de nuestra vida cristiana. Pero en la Biblia, hay unas disciplinas que nos ayudan a mantenernos firmes en nuestro caminar diario.

¿Qué son las Disciplinas Espirituales?

Las disciplinas espirituales son aquellas prácticas que se encuentran en las Escrituras que promueven el crecimiento espiritual entre los creyentes en el evangelio de Jesucristo. Son hábitos de devoción, los hábitos del cristianismo experiencial que se han practicado por el pueblo de Dios desde los tiempos bíblicos.

¿Cuáles son las características de las Disciplinas Espirituales?

1) Personales e interpersonales: Es decir que hay algunas que practicamos solos y otras que se dan con otros hermanos en la fe. Por ejemplo: oramos a solas (disciplina espiritual personal) y oramos en la iglesia (disciplina espiritual interpersonal o congregacional).

2) Son actividades: Lejos de ser actitudes las disciplinas espirituales son cosas prácticas o cosas que haces. No son cualidades del carácter ni fruto del Espíritu. Por ejemplo leer la Biblia, meditar en ella, servir en la iglesia… Todas estas cosas que haces son disciplinas espirituales. Pero el objetivo de esto no es de simplemente hacer cosas, si no de ser como Jesús que será producto de estar con Él. Estas actividades son parte de un corazón motivado a ejercitarse en la piedad. (1 Timoteo 4:7).

3) Son bíblicas: Esto quiere decir que son prácticas que Jesús y sus discípulos llevaban a cabo, por lo que no son cosas particulares de cada cristiano. Por ejemplo ilustrar las escrituras es un hobby para mí, que me ayuda en el desarrollo de algunas disciplinas espirituales como leer la Biblia, meditar en ella y memorizarla, pero el ilustrarla no es una disciplina espiritual.

4) Son suficientes para conocer y experimentar a Dios y para crecer en el carácter de Cristo: La Biblia dice en 2 Timoteo 3: 16-17, que “toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, que el hombre de Dios sea perfecto y preparado para toda buena obra “, lo que incluye la buena obra de llevar a cabo el ejercicio de la piedad, la buena obra de crecer en el carácter de Cristo. Las Escrituras son suficientes para eso. Todo esto significa que ningún ser humano puede llamar disciplina espiritual a una práctica que no está en la Biblia pues si fuese necesaria para la madurez espiritual y el progreso en la santidad, habría sido inspirado en las Escrituras.

5) Son medios no fines: Al final, es decir, el propósito de la práctica de las disciplinas es la piedad. “Disciplinarse a los efectos de la piedad” (1 Timoteo 4: 7, NVI). Y lo que no son según Dios sólo porque ponemos en práctica las disciplinas espirituales. Ese fue el gran error de los fariseos. Se sintieron al hacer estas cosas que eran piadosos. No, son medios para la piedad. motivado con razón, que son los medios para la piedad.

En el próximo artículo, conoceremos cuáles son las Disciplinas Espirituales.

¿Te ha aportado algo este artículo? Si tienes alguna pregunta o comentario, no olvides ponerlo más abajo 🙂

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Pinea la imagen y guarda el artículo en Pinterest

Pin It on Pinterest