Categoría: Modestia

Modestia en verano y todo el año

Modestia

Modestia en verano y todo el año

modestia twitter-3Quiero que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia (1 Tim. 2: 9).

Para mi salir de compras en prácticamente frustrante. Si no es muy pequeño, es demasiado pegado, si la falda del vestido es larga, la parte de arriba tiene un mega escote o por el contrario puede tener las mangas largas, pero ojo: es increíblemente corto. Nada parece ser lo suficientemente apropiado como para que una chica cristiana pueda salir de compras.

El tema de la modestia en estos días es muy cuestionado. Mientras trabajé en un centro comercial, pude ver el arduo trabajo que hacen las marcas para imponer las nuevas tendencias de la moda. Pero también, he visto como hay chicas cristianas que ceden ante la presión de grupo o la publicidad, llegando a pensar que no es nada usar una falda corta o una blusa con escote. Por esa razón y aprovechando que el verano se presta para traer confusión a nuestras vidas, escribo este artículo esperando que Cristo pueda ser glorificado a través de estas palabras.

¿Qué es la modestia?

La modestia es la humildad expresada en el vestir. Significa evitar ropa, adornos extravagantes y los que son atractivos sexualmente. Modestia es querer servir a nuestro prójimo en especial a nuestros hermanos, para evitar llamar una indebida atención al cuerpo.

Me gusta mucho la prédica de John MacArthur en la que señala que la modestia es un tema del corazón:

“¿Cómo discierne una mujer a veces la línea estrecha entre vestido apropiado y vestirse para ser el centro de atención? La respuesta comienza en la intención del corazón. Una mujer debe examinar los motivos y metas de la manera como se viste. ¿Es su motivación mostrar la gracia y la belleza de su condición de mujer? ¿Es revelar un corazón humilde y dedicado a alabar a Dios? ¿O es llamar la atención sobre sí misma y exhibir su belleza? ¿O aun peor, para tratar de seducir a los hombres sexualmente? Una mujer que está enfocada en la adoración a Dios considerará cuidadosamente cómo está vestida, porque su corazón va a dictar su closet y su apariencia.”

Entonces, una joven mujer que vive para la gloria de Dios “exhibe” la belleza femenina de una manera que refleja el gozo y la luz de Cristo, siendo su objetivo principal demostrar a todos a su alrededor que Su santa gracia está sobre ella. Su belleza fluye de su relación con Cristo y es evidente donde quiera que va, sin necesitar adornos ostentosos.

¿Cómo puedo revisar mi corazón?

Lo primero que debes hacer es orar, pedirle a Dios que te revele las verdaderas intenciones de tu corazón al vestir tal o cual atuendo. Puedes usar esta lista de preguntas que el Ps. Sugel Michelén escribió en su blog Todo Pensamiento Cautivo:

  • ¿Qué dice mi ropa acerca de mi corazón?
  • Al elegir la ropa que me voy a poner hoy, ¿la atención y la aprobación de quién estoy buscando? ¿Estoy buscando agradar a Dios o impresionar a los demás?
  • ¿Es lo que yo me pongo consistente con los valores bíblicos de la modestia, el dominio propio y el atuendo respetable, o revela una excesiva identificación y fascinación con valores culturales pecaminosos.
  • ¿Con quién me quiero identificar a través de mi vestimenta? ¿Es la palabra de Dios mi estándar o lo es la última moda?
  • ¿He solicitado la evaluación de personas santas en lo concerniente a mi vestimenta?
  • ¿Revela mi vestido una relación con el evangelio, o hay alguna contradicción entre mi profesión de fe y mi práctica de la santidad? Así que, estoy lista para salir de mi casa, pero todavía debo hacer una revisión de mi modestia. ¿Cuáles son algunas de las cosas que debo buscar mientras me paro enfrente de mi espejo?

¿Cómo hago para hacer compras sabias?

  • Algo que me ha servido de mucho es entender que las áreas del cuerpo que están asociadas con la sensualidad deben ser guardadas únicamente para quien será mi futuro esposo. Con esto en mente, es más fácil mantenernos alejadas de las modernas tendencias de ropa que instan a la mujer a mostrar más y más piel.
  • También me funciona mucho el salir con tiempo pues cuando me he detenido a buscar he encontrado algunas prendas que de hecho ¡están en rebajas!.
  • Otra cosa que puedes probar es el usar varias piezas juntas, como por ejemplo usar una camiseta de tiros con un cardigan encima. Con los jeans, siempre compro un número más de mi size para evitar que me quede demasiado ajustado.
  • Es difícil conseguir trajes de baño modestos, ¡lo sé!. Es como un calvario, pero hay solución. En esta página he encontrado algunos. Si no te gusta comprar este tipo de cosas por internet, te recomiendo que te midas y revises el size chart. ¡Es un palo! 😉

En fin, no se trata de ser anticuadas, se trata de vivir para la gloria de Dios. Pidámosle a nuestro creador que ponga en nosotras un espíritu manso y apacible para que podamos abrazar la feminidad bíblica y poner en práctica Sus principios, recordando que la modestia es una cuestión del corazón y que el vestirse modestamente cuida a los hombres a nuestro alrededor, y lo más importante, honra a Jesucristo.

¿Te ha ayudado este artículo a cambiar tu pensar acerca de la modestia? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

El diseño de Dios para la mujer

Modestia

El diseño de Dios para la mujer

Dejando a un lado el hecho de que apoyo que haya un día para celebrar más públicamente y honrar a las mujeres, hay una razón no bíblica detrás de todo esto. El hecho de que las mujeres quieran ser tratadas como iguales a los hombres, quiere decir que sus roles y responsabilidades deben ser intercambiables; y esto no es lo que La Palabra de Dios nos enseña.

Hay muchísimos recursos en Aviva Nuestros Corazones, Desiring God y Coalición por el Evangelio que explican acerca del rol del hombre y la mujer. Pero la intención de este pequeño artículo es recordarte que el hecho de que todo el mundo lo haga no quiere decir que sea correcto, o en este caso, bíblico. La realidad es que no necesitamos que las mujeres sean más como los hombres o viceversa, necesitamos hombres, radicales, contra-culturales y mujeres que amen y se deleiten con en el diseño de Dios para ellas.

La igualdad no se logra con la neutralización de los roles masculinos y femeninos. Las mujeres no necesitamos ser iguales a los hombres para que se de la igualdad. Así que en este Día Internacional de la Mujer, te animo celebrar abrazando y deleitándote en lo que significa ser una mujer virtuosa, y a los hombres les animo a reconocer, honrar y amar a sus madres, esposas e hijas.

¡Felicidades mujer!

Carta de Dios a la chica que no le gusta lo que ve en el espejo

Modestia Vida Cristiana

Carta de Dios a la chica que no le gusta lo que ve en el espejo

Traducción del blog Enough

Querida hija,

Yo conozco tus pensamientos. Cuando te paras en el espejo y te quejas acerca de cómo “tu pelo es demasiado fino”, tus “muslos son demasiado grandes” y que tu “nariz tiene una forma extraña” – te escucho. Yo conozco tus pensamientos sobre tu barriga, y las espinillas que parecen empeorar cuando estás en esos días del mes. He oído tus quejas de que deseas un trasero más grande y una cintura más pequeña. Veo como te pasas horas viendo perfiles en las redes sociales de chicas que se ven como tu deseas verte y oigo cuando te comparas con tus amigas. Incluso escuché tus lágrimas esa noche en la que un chico rompió tu corazón sólo porque pensó que no eras lo suficientemente bonita.

Lo oigo todo, y me rompe el corazón hija.

Sé que piensas que no eres lo suficientemente bonita. Pero yo no te he creado para ser suficiente para el mundo. Ni siquiera te he creado para este mundo. Te he creado para algo más grande que conseguir 100 likes en tu selfie. Te he creado para algo más importante que tener a un chico lindo comentar con el emoji del fuego en la foto que subiste en bikini. Te he creado para estar en relación conmigo, tu Padre. Te he creado para encontrar gozo en tu propósito, no en cómo te ves un viernes por la noche.

Te diseñé. Cada parte de ti. Incluso ese pedazo de pelo que nunca va a arreglar en la esquina en la cabeza. Incluso las pecas que tan a menudo tratas de cubrir. He creado la forma de tu cuerpo y cabello. Te he creado a mi imagen, por una razón mayor que ser admirada por los chicos.

Tal vez alguien en este mundo te ha dicho que eres fea. Tal vez has escuchado comentarios que otras chicas inseguras han hecho sobre tu apariencia física. Tal vez ese chico te dejó sin razón alguna y tu estás está segura de que fue porque aumentaste unas cuantas libras. Sin embargo, mi hija, todos están equivocados. El mundo está equivocado. El mundo puede decirte que no eres lo suficientemente bonita, pero yo digo que eres hermosa. El mundo puede decirte que te ves mejor cuando te escondes tu rostro con maquillaje, pero yo digo que fuiste creada a mi imagen y semejanza. El mundo puede decirte que serás más feliz y te irá mejor en la vida si te ves como una modelo, pero la realidad es que encontrarás la felicidad en esta vida sólo cuando te veas como yo te veo y camines conmigo.

La verdad es que eres hermosa, y fuiste creada como eres por una razón. Tú eres mi obra maestra, mi mayor obra de arte, y mi hija. Cada pulgada de tuya es hermosa, y el que puedas caminar conmigo es tu regalo más grande y hermoso.

Conozco tu pena mi hija. Debes saber que tu nunca podrás ser lo suficientemente bonita para este mundo, pero este mundo no tiene importancia. Tu eres más que “suficientemente bonita” para mí. Tú fuiste creada como eres con un propósito y ese es tu mejor accesorio.

Puede que no sientas hermosa, pero recuerda que hice las estrellas y pinté el mar, y te hice a ti a mi imagen y semejanza.

Tu eres hermosa.
Tu eres mía.

Con amor,
Dios

———————-
Pido a Dios que use estas palabras para ayudarte a verte como Dios te ve. Cuando leí este artículo, lo hice porque yo muchas veces pienso “no soy lo suficientemente bonita”, y muy a menudo olvido que fui creada por el artista más grande. Mi mente divaga por las distracciones de este mundo y muchas veces olvida el amor de Dios para mí. Recuerda que eres hermosa y puedes descansar en Su verdad.

El mismo Dios que creó los cachorrillos creó los carbohidratos, creó las flores y te creó a ti, y eso es motivo más que suficiente para alabarle y agradecerle.

Génesis 1:27 – “Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.”

Salmo 139: 13- “Porque tú formaste mis entrañas; me hiciste en el seno de mi madre.”

 PINTEREST POST CARTA

La verdadera belleza de una joven consagrada – Parte 2

Modestia Vida Cristiana

La verdadera belleza de una joven consagrada – Parte 2

Artículo escrito para el Ministerio Ezer de la Iglesia Bautista Internacional.

El artículo anterior de esta mini serie la verdadera belleza de una joven consagrada, terminó con la siguiente pregunta:

¿Estás dejándote llevar por la corriente, invirtiendo tiempo y dinero en lucir como las revistas, o ni siquiera sales de tu casa porque crees que no eres lo suficientemente bonita? Sea cual sea tu respuesta, te invito a meditar en este pasaje mientras se publica la segunda parte de este artículo:

Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al SEÑOR, ésa será alabada. Proverbios 31:30

No pretendo que me respondas las preguntas, pero si quiero compartir contigo que mi respuesta de hace unos años atrás era un rotundo sí al mundo. Compraba las revistas de moda, seguía las cuentas de los mejores diseñadores e intentaba estar siempre al último grito de la moda, lo que era en realidad un grito desesperado por ayuda, todo era un camuflaje para tapar mi inseguridad y la gran mentira que había comprado de que era gorda y fea.

Durante ese tiempo, viví en una montaña rusa de emociones y pecados. Le cogí amor al dinero que podía comprar una satisfacción personal momentánea, pues al salir usando alguna pieza nueva o el mejor maquillaje me sentía en las nubes, pero cuando regresaba a casa y me miraba al espejo, todo se derrumbaba y volvía la depresión y la ansiedad. ¿Te imaginas vivir así? Mejor no lo hagas, es muy difícil pasar los días luchando con Dios.

Pero todo esto era parte de Su perfecto plan, para mostrarme que Su creación es perfecta y que yo soy parte de ella. En uno de esos días de crisis, acudí a casa de mi mentora desesperada por contarle TODO, absolutamente TODO lo que me estaba ocurriendo. Era el día de su cumpleaños, pero en mi corazón había una necesidad tan grande de hablar y confesarle a alguien lo que me estaba pasando que no me importó.

Luego de aproximadamente una hora hablando, ella me preguntó: ¿si murieras ahora mismo, perderías tu salvación? – a lo que contesté un gran y rotundo si. Y fue esa respuesta la que le dio un cambio radical a mi vida y mi forma de pensar. Ese día Dios abrió mis ojos a entender que no sólo le había comprado mentiras al mundo, si no que había malinterpretado Su Palabra por largos años, lo que me alejaba aún más de quién Él es y quién soy en Él. Y es que cuando no tenemos una cosmovisión correcta del evangelio de Jesucristo, TODAS las áreas de nuestra vida son afectadas.

Lo que aprendí

Conocí a mi Creador y me encontré en Él: Quería conocer el diseñador de tan fabulosa cartera o vestido porque era lo que me “identificaba”. Y eso se daba por que no conocía a aquel que creó los Cielos y la Tierra, al que pensó en mí desde antes de la fundación del mundo y me creó a Su imagen y semejanza. Una vez le vi, pude encontrarme en la quietud de Su presencia. Allí pude verme como Él me ve y fue entonces cuando encontré mi verdadera identidad: hija del Rey de Reyes y Señor de Señores. Para conocerlo, debes orar, leer y meditar en Su Palabra. Y no, 5 minutos no es suficiente. Debes ser intencional en tener un tiempo de calidad diario para que puedas conocerle a Él y encontrarte en Él.

Predicarme a cada instante Su Palabra: El bombardeo es fuerte. Todos los días las grandes industrias de la moda invierten millones de dólares con la finalidad de mostrarte la perfección humana y por eso debemos a cada segundo recordarnos la Palabra de Dios. Predicarnos Sus verdades y pensar en todo lo virtuoso tal como nos dice la Biblia en Filipenses 4:8.

No compararme con nadie: Es muy fácil pensar que tu amiga es más bonita o tiene mejores atributos físicos que tu, pero esto sólo lo hacemos porque tenemos el parámetro del mundo en nuestra mente. Entiende que ante Dios todos somos Sus hijos, Sus criaturas, creados por Él para Su gloria. Aquí no hay uno mejor que otro. Además, la comparación es la enemiga #1 del gozo y solo provocará en ti celos, enojo, desánimo y orgullo. Pon tu mirada en Jesús tal como nos enseña La Palabra en Colosenses 3: 2-3: Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.

Dejar los estándares digitales: Hoy en día vivimos atrapados en distracciones de un mundo 2D. Una adicción a la vida pantalla. Creemos las ideas inventadas de una vida real, nos obsesionamos con las imágenes de las personalidades. Vemos una vida de lujo, ropa nueva, el cuerpo fit con los cuadritos definidos, el cabello peinado, un maquillaje sin fallas, y por supuesto una foto perfecta. En fin, todas esas cosas no son la vida real. También existe Pinterest, el lugar de las casas, los platos y los niños perfectos. Es ese estándar que nos hace olvidar dónde está nuestra identidad. Nos olvidamos que somos hijas de Dios. Nos olvidamos que con la única persona que podemos compararnos es con Cristo y que al hacer eso vamos a quedar cortas.

El único estándar de perfección es Cristo: ¿Quién es el hombre para decidir lo que es o no es perfecto? Es imposible que un ser humano pueda determinar la perfección. Somos seres falibles, pecadores y con muchísimos defectos. Por eso es imprescindible que entiendas que sólo Dios puede hacer las cosas perfectas por que Él es perfecto ¡y tu y yo fuimos creadas a Su imagen y semejanza! Es hermosa la libertad que puedes experimentar cuando entiendes esta maravillosa verdad.

Recuérdate estas palabras cada día:

“No hagan nada por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de ustedes considere al otro como más importante que a sí mismo,”, Filipenses 2:3.

“Todo lo que hagan, háganlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres”, Colosenses 3:23.

“Porque ¿busco ahora el favor de los hombres o el de Dios? ¿O me esfuerzo por agradar a los hombres? Si yo todavía estuviera tratando de agradar a los hombres, no sería siervo de Cristo”, Gálatas 1:10.

 ¡Bendiciones!

La verdadera belleza de una joven consagrada – Parte 1

Modestia Vida Cristiana

La verdadera belleza de una joven consagrada – Parte 1

Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al SEÑOR, ésa será alabada. Proverbios 31:30

Artículo escrito para el Ministerio Ezer de la Iglesia Bautista Internacional.

Humanamente hablando, la belleza es un concepto abstracto y relativo. Su existencia está ligada a una percepción que a su vez está determinada, en buena medida, por preceptos culturales y asociaciones específicas. Por ejemplo, todos los años la revista People selecciona al hombre y la mujer más hermosos del mundo, cosa que también hace el Miss y Mister Universo. Personalidades reconocidas del mundo del arte, el espectáculo y la moda, se reúnen para decidir (en base a estereotipos humanos) quiénes pueden ser las mujeres y los hombres más hermosos del planeta. Sin embargo, por loco que te parezca, también se han establecido parámetros matemáticos que delinean la composición perfecta de la belleza en referencia al rostro humano.

¿No lo crees? Pues a principios del año 2012, Florence Colgate -una estudiante británica de 18 años- fue seleccionada como la cara más perfecta del mundo. Le fue otorgado el título de “El Bello Rostro de Gran Bretaña”, y no por la autoridad de los jueces concurso de belleza, sino por la autoridad de la ciencia y las matemáticas.

original

Y de acuerdo con las proporciones postuladas como idóneas por la ciencia, la distancia entre sus orejas es exactamente el doble del trecho que separa a una de sus pupilas de la otra. Además, la distancia que hay de sus ojos a su boca equivale a una tercera parte de la que separa su barbilla de la línea donde comienza su cabello, arriba de la frente. Lo que hace coincidir ambas proporciones con la belleza perfecta que los científicos obtuvieron tras correlacionar múltiples variables.

Carmen Lefevre, investigadora del Perception Lab de la University of St Andrews’ School of Psychology, explica la ‘perfección’ de esta mujer:

“Florence tiene todas las señas de la belleza clásica. Tiene ojos grandes, pómulos salidos, labios rellenos y tez clara. La simetría parece ser un elemento muy importante para definir a alguien atractivo”.

La declaración  de que su hermosura “es científicamente demostrable” desató un gran debate que permaneció mucho tiempo en Internet. Cientos protestaron (con razón) que el misterio de lo que hace una cara más atractiva que otra no puede resolverse con una fórmula. Una preocupación mucho más grande, sin embargo, era lo que la fórmula le haría a la propia imagen de las millones de mujeres que no llenan los requisitos de esta fórmula, llevándolas a sentir que estaban condenadas a la “fealdad” ya que sus rostros no se correspondían con la cuadrícula.

La mayoría de nosotras, por supuesto, no necesitamos la ayuda de una fórmula matemática para sentirnos de esa manera. Basta con mirar las revistas o el póster de una nueva película para comenzar a pensar que no somos lo suficientemente bonitas. El mundo caído en el que vivimos se ha encargado de vendernos la misma mentira que le hemos comprado a un muy bajo precio durante años: “Tienes que tener el cuerpo 90-60-90, labios carnosos, ojos claros, cejas copiosas y pelo largo”. Si, yo también he estado en ese lugar, de sentirme más fea que el patito feo, lo que me llevó a tomar muchas malas decisiones en mi juventud. Malgastar el dinero en ropa para estar al último grito de la moda y también desperdiciarlo en horas y horas de salón a la semana para lograr el pelo perfecto. Pero de esas malas decisiones aprendí, que para poder romper con esa mentira que le hemos comprado al mundo tenemos que asimilar y entender que Dios no nos ha dado una norma prescrita de la perfección física. Que Su propósito para la diversidad en nuestras miradas, tamaños y cuerpos, no era para que pudiéramos celebrar concursos de belleza. La belleza no es un juego de ganar o perder, es algo que todas cultivamos cuando alimentamos nuestra alma y espíritu a través de la Palabra de Dios y administramos adecuadamente nuestros cuerpos con el fin de glorificar a Cristo.

La-verdadera-belleza-de-una-joven-consagrada---twitter

¿Estás dejándote llevar por la corriente, invirtiendo tiempo y dinero en lucir como las revistas, o ni siquiera sales de tu casa porque crees que no eres lo suficientemente bonita? Sea cual sea tu respuesta, te invito a meditar en este pasaje mientras se publica la segunda parte de este artículo:

Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al SEÑOR, ésa será alabada. Proverbios 31:30

 La-verdadera-belleza-de-una-joven-consagrada-2----TWITTER

Modestia en navidad

Modestia Vida Cristiana

Modestia en navidad

Quiero que las mujeres se vistan con ropa decorosa, con pudor y modestia (1 Tim. 2: 9).

Para mi salir de compras en prácticamente frustrante. Si no es muy pequeño, es demasiado pegado, si la falda del vestido es larga, la parte de arriba tiene un mega escote o por el contrario puede tener las mangas largas, pero ojo: es increíblemente corto. Nada parece ser lo suficientemente apropiado como para que una chica cristiana pueda salir de compras.

El tema de la modestia en estos días es muy cuestionado y trabajando en un centro comercial puedo ver el arduo trabajo que hacen las marcas para imponer las nuevas tendencias de la moda. Pero, también hay chicas cristianas que piensan que no es nada usar una falda corta o una blusa con escote. Por esa razón y aprovechando estas fechas que se prestan para traer confusión a nuestras vidas, escribo este artículo, esperando que Cristo pueda ser glorificado a través de estas palabras.

¿Qué es la modestia?

La modestia es la humildad expresada en el vestir. Significa evitar ropa y adornos extravagantes y los que son atractivos sexualmente. Modestia es querer servir a nuestro prójimo en especial a nuestros hermanos, para evitar llamar una indebida atención al cuerpo.

Me gusta mucho la prédica de John MacArthur en la que señala que la modestia es un tema del corazón:

“¿Cómo discierne una mujer a veces la línea estrecha entre vestido apropiado y vestirse para ser el centro de atención? La respuesta comienza en la intención del corazón. Una mujer debe examinar los motivos y metas de la manera como se viste. ¿Es su motivación mostrar la gracia y la belleza de su condición de mujer? ¿Es revelar un corazón humilde y dedicado a alabar a Dios? ¿O es llamar la atención sobre sí misma y exhibir su belleza? ¿O aun peor, para tratar de seducir a los hombres sexualmente? Una mujer que está enfocada en la adoración a Dios considerará cuidadosamente cómo está vestida, porque su corazón va a dictar su closet y su apariencia.”

Entonces, una joven mujer que vive para la gloria de Dios “exhibe” la belleza femenina de una manera que refleja el gozo y la luz de Cristo, siendo su objetivo principal demostrar a todos a su alrededor que Su santa gracia está sobre ella. Su belleza fluye de su relación con Cristo y es evidente donde quiera que va, sin necesitar adornos ostentosos.

¿Cómo puedo revisar mi corazón?

Lo primero que debes hacer es orar, pedirle a Dios que te revele las verdaderas intenciones de tu corazón al vestir tal o cual atuendo. Puedes usar esta lista de preguntas que el Ps. Sugel Michelén escribió en su blog Todo Pensamiento Cautivo:

  • ¿Qué dice mi ropa acerca de mi corazón?
  • Al elegir la ropa que me voy a poner hoy, ¿la atención y la aprobación de quién estoy buscando? ¿Estoy buscando agradar a Dios o impresionar a los demás?
  • ¿Es lo que yo me pongo consistente con los valores bíblicos de la modestia, el dominio propio y el atuendo respetable, o revela una excesiva identificación y fascinación con valores culturales pecaminosos.
  • ¿Con quién me quiero identificar a través de mi vestimenta? ¿Es la palabra de Dios mi estándar o lo es la última moda?
  • ¿He solicitado la evaluación de personas santas en lo concerniente a mi vestimenta?
  • ¿Revela mi vestido una relación con el evangelio, o hay alguna contradicción entre mi profesión de fe y mi práctica de la santidad? Así que, estoy lista para salir de mi casa, pero todavía debo hacer una revisión de mi modestia. ¿Cuáles son algunas de las cosas que debo buscar mientras me paro enfrente de mi espejo?

¿Cómo hago para hacer compras sabias?

Algo que me ha servido de mucho es entender que las áreas del cuerpo que están asociadas con la sensualidad deben ser guardadas únicamente para quien será mi futuro esposo. Con esto en mente, es más fácil mantenernos alejadas de las modernas tendencias de ropa que instan a la mujer a mostrar más y más piel. También me funciona mucho el salir con tiempo pues cuando me he detenido a buscar he encontrado algunas prendas que de hecho ¡están en rebajas!. Otra cosa que puedes probar es el usar varias piezas juntas, como por ejemplo usar una camiseta de tiros con un cardigan encima. Con los jeans, siempre compro un número más de mi size para evitar que me quede demasiado ajustado.

Pidámosle a nuestro creador que ponga en nosotras un espíritu manso y apacible para que podamos abrazar la feminidad bíblica y poner en práctica sus principios, recordando que la modestia es una cuestión del corazón y que el vestirse modestamente honra a los hombres a nuestro alrededor, y lo más importante, honra a Jesucristo.

¿Te ha ayudado este artículo a cambiar tu pensar acerca de la modestia? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!


¿Te gustó el artículo y crees que pnuevo artículo (2)uedes recomendárselo a otra persona? Pinéalo en tus tableros de Pinterest para que no se te olvide.

Pin It on Pinterest