Categoría: Disciplinas Espirituales

5 pasos para estudiar la Biblia y amar el proceso.

Biblia Creativa Disciplinas Espirituales Vida Cristiana

5 pasos para estudiar la Biblia y amar el proceso.

Amando mi tiempo con Dios PinterestLa simplificación al estudiar la Biblia es una práctica común hoy en día. Las iglesias se enorgullecen de dar sermones de 20 minutos, preferimos el mensaje de la Biblia que ha sido creado para “entenderse mejor”, y nuestras tiendas cristianas tienen en sus estantes una gran cantidad de libros devocionales. No hay nada malo en esto, al contrario, es muy necesario. Es sólo que a menudo nos volvemos dependientes de estas “muletas” para conducirnos por el camino de la vida cristiana.

El escribir este artículo es un tanto retante pues no soy misionera, ni soy la escritora de un best-seller cristiano. Tampoco tengo una vida de experiencia y sabiduría que me guíe a decirles a ustedes cómo estudiar la Biblia. Sólo soy una joven cristiana tratando de encontrar la manera de pasar el proceso de santificación con una vida llena de fe, amor y gozo, y con las mismas dificultades y temores que tú.

Pero hay otra cosa que tú y yo tenemos en común con esos autores, oradores y pastores de sana doctrina. Tenemos la Biblia, El Espíritu Santo y el deseo de conocerle más profundamente. Así que por eso les comparto algunas indicaciones de como podemos estudiar la Biblia y llegar a verdaderamente amar todo el proceso al hacerlo.

ORACIÓN.

Esta es una necesidad absoluta en el estudio de la Biblia. Cada vez, antes de leer mi Biblia, oro al Señor por entendimiento y comprensión. Le pido a Dios que abra mis ojos a sus verdades y ablande mi corazón para aceptar Su sabiduría con obediencia y fe. A pesar de que he leído varias veces un mismo versículo, si algo perturba mi corazón o no entiendo algo, oro para que Él me revele lo que desea enseñarme- a veces Dios contesta de inmediato, otras veces Él me muestra mucho más tarde a través de una persona o sermón – pues Él sabe cuando estás listo(a) para aprender y vivir algo nuevo espiritualmente hablando.

CONOCE LA TRADUCCIÓN

Regularmente usamos la Biblia que aparezca. La más común hoy en día es la Reina Valera del 60. Con esa Biblia crecimos e iniciamos nuestros caminos en el Señor. Pero hay más de 20 traducciones de la Biblia en el idioma español muchas de ellas con comentarios y referencias escritas por grandes hombres de la fe como McArthur que nos llevan a profundizar más en las Escrituras. Dicho esto, quiero animarte a conocer más acerca de la versión de la Biblia que usas, ya que “porque es la que siempre he usado”, no es una razón válida para usarla. Te recomiendo leer estos dos artículos de Coalición por el evangelio, antes de continuar con la que tienes o decidirte por una nueva versión:

CONOCER EL CONTEXTO

Antes de leer un pasaje, asegúrate de saber si fue escrito antes o después de que Cristo vino a la Tierra. ¿Quién fue el escritor? ¿Para quién se escribió? ¿Por qué fue escrito? Durante el período que fue escrito, ¿qué más estaba pasando en el mundo? Muchas Biblias proveen este contexto en la introducción de cada libro o en las notas o puedes investigar online acerca de esto. Los acontecimientos históricos se convierten en afirmaciones de las promesa de Dios que existen más allá del tiempo, las tradiciones y culturas.

DEVORAR LA PALABRA.

Lo confieso, he la Biblia sólo para sentir que cumplí con un deber. En la mayoría de las ocasiones, Dios en Su infinita gracia me ha permitido destacar uno que otro versículo, e incluso aprender algo nuevo, pero no experimentarlo o conocerlo a través de ese verso. Las veces que he aprendido más de las Escrituras, es cuando he leído cada palabra como si Dios me estuviera hablando directamente a mí, lo que me ayuda a atesorar cada palabra y frase por pasajes, destacando, tomando notas y sobre todo reflexionando de nuevo una y otra vez en el.

Enfoca toda tu atención en lo que estás leyendo – poniendo a un lado el teléfono, la computadora, la comida y todo lo que te pueda distraer. Encuentra un lugar en tu casa y hazlo tus rincón de lectura – un lugar donde tu cerebro sepa automáticamente que es el momento de Dios.

ESCRIBIRLO TODO

Siempre mantengo mi diario junto a mí para escribir todas las cosas que Dios me está enseñando ese día, porque la mayoría de las veces, me puedo recordar de la lección durante unos días, pero tarde o temprano comienza a desvanecerse. Me encanta hojear mis notas y vívidamente recordar el momento en que Dios me mostró algo.

A veces, escribo todo esto con gran detalle (sobre todo porque es tan increíble que simplemente no puedo parar), y casi siempre dibujo en lettering lo que aprendí o el verso que más me impactó. Puedes añadir viñetas, palabras clave dibujos, bocetos, en fin, lo destaque más para ti. Juega un poco con este paso para ver lo que mejor te funciona.

Esto parece como que toma mucho tiempo, pero se supone que debe ser de esa manera! En Josué 1: 8 dice:

“Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino y tendrás éxito”.

Debemos meditar en la Palabra de Dios todo el tiempo – 24/7, 365 días al año. Por lo tanto, tomar las cosas con calma, leer un capítulo por día o incluso un verso de un día y pasar horas pensando y orando el mismo. Es el lugar donde el Rey de Reyes se hace evidente, palpable y real.

Si quieres conocer más acerca de cómo estudiar la Biblia, puedes leer mi artículo anterior, comentar o contactarme si necesitas ayuda.

¡Anímate! Comienza hoy mismo a cumplir con este mandato y a llenar tu necesidad de Cristo a través de Su Palabra.

Serie: Disciplinas Espirituales | ¿Cuáles son?

Disciplinas Espirituales Vida Cristiana

Serie: Disciplinas Espirituales | ¿Cuáles son?

Como veíamos en el artículo anterior, las disciplinas espirituales son aquellas prácticas que se encuentran en las Escrituras que promueven el crecimiento espiritual entre los creyentes en el evangelio de Jesucristo. La idea de esta serie es la de conocer la importancia de que seamos disciplinados en la búsqueda de la piedad.

La libertad de crecer en la piedad – “para expresar de forma natural el carácter de Cristo a través de su propia personalidad – es en gran parte dependiente de un cultivo deliberado de las disciplinas espirituales.” (De la contraportada del libro de Donald Whitney)

A diferencia de los dones espirituales, que nos son dados a través del Espíritu Santo, las disciplinas espirituales son más como herramientas que nos ayudan en nuestro andar diario. Sin embargo, cada una de las disciplinas espirituales necesita tiempo para desarrollarse y de un esfuerzo intencional para ser parte de nuestra vida diaria.

Las disciplinas espirituales ejercitan nuestro espíritu, mente y emociones de manera que nos acercamos más a Dios. Nos ayudan a ver su voluntad para nuestras vidas con mayor claridad para que podamos vivir la vida que él desea para nosotros. Cuanto más practicamos estas disciplinas, mejor es nuestro caminar diario, y aumenta nuestra fe.

Las Disciplinas Espirituales facilitan el camino

Mediante la práctica de disciplinas espirituales también mantenemos nuestros ojos puestos en Jesús, pues cuando nos centramos en Dios, no dejamos que las distracciones que el mundo ofrece empañen nuestra visión. Nuestra vida encuentra una claridad cuando nos volvemos más disciplinados en nuestra fe.

Vamos a conocer las disciplinas establecidas por Dios que están diseñadas para ayudarnos a crecer en la piedad, lo que nos permite ser más y más conforme a la imagen de Cristo.

Las disciplinas espirituales por tipo son:

  • Disciplinas internas
    • Meditación
    • Oración
    • Ayuno
    • Estudio Bíblico
    • Journaling / Diario Bíblico
  • Disciplinas externas
    • Evangelización
    • Servicio
    • Administración de dones y talentos
    • Solitud
    • Sumisión
  • Disciplinas corporativas
    • Congregarse
    • Confesión
    • Adoración corporativa

Como las disciplinas espirituales son actividades, acciones o cosas que debemos hacer. hay dos grandes peligros que corremos al practicarlas:

  1. Creer que es un medio de salvación: aún la disciplina más fuerte no nos puede hacer más santos, pues el crecimiento espiritual es un regalo de Dios (Juan 17:17; 1 Tesalonisenses 5:23; Hebreos 2:11).
  2. Motivaciones incorrectas: El ser cada vez más disciplinados en nuestra fe es bueno, siempre y cuando dichas disciplinas son manejadas de manera responsable. A veces podemos nos quedamos atrapados en el desarrollo de las disciplinas mismas que nos olvidamos por qué empezamos a desarrollarla. Cuando se vuelve más acerca de la memorización de versos que aplicarlos en nuestra vida, o cuando se vuelve más una lista de cosas que hacer, no estamos usando nuestras disciplinas para desarrollar realmente nuestra fe ni para glorificar a Dios.

Las personas piadosas son personas disciplinadas. Siempre ha sido así. En mi experiencia personal, puedo decir que no pude comenzar a experimentar un crecimiento espiritual hasta que comencé a ser disciplinada espiritualmente. Por eso te invito a comenzar a hacer estas un hábito.

El libro en el que está basado esta serie es el de Donald Whitney salió ayer en español. ¡Por fin! Te recomiendo adquirirlo aquí:

En el próximo artículo, comparto cómo llevar a cabo estas disciplinas.

¿Qué te parecen las disiciplinas espirituales? ¿Haz puesto alguna en práctica? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

Pin It on Pinterest